Bizcocho de limón

Creo que este bizcocho de limón es un auténtico pecado. Nada más el olor que desprende mientras se hornea, ya está diciendo cómeme…  Es muy tierno, esponjoso y con un aroma a limón increíble.
Solo espero, que al verlo os entren unas ganas locas de hacerlo, es fácil y rápido, en un momento tendréis un bizcocho ideal para desayunar o merendar.

Ingredientes:

  • 250 grs. de harina
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 250 grs. de azúcar
  • 100 grs. de aceite de girasol
  • Un limón entero con piel
  • 3 huevos
  • 1 yogur natural
  • 1 pizca de sal

En primer lugar untaremos un molde con mantequilla o aceite, y precalentaremos el horno a 180º.

 

 

Elaboración con Thermomix:

En primer lugar trocear el limón (sin pelar) y retirar las hebras blancas y los huesos que pueda tener en su interior.

Incorporar en el vaso el limón junto con el azúcar, triturar velocidad 5, 7, 10 progresivamente durante 1 minuto.

Agregar los huevos, 3 minutos, 37º velocidad 5.

Seguidamente, echaremos el aceite y el yogur, mezclar 5 seg, velocidad 4.

Para acabar, agregaremos la harina, la levadura y la sal, mezclar 15 segundos, velocidad 3. Terminaremos de mezclar con la espátula con movimientos suaves y envolventes.

Por último, vertemos la mezcla en el molde que habíamos engrasado anteriormente y lo introducimos en el horno sobre 30 minutos. El tiempo variará según el tamaño del molde. Pincharemos con una brocheta o pincho, si sale limpio, es señal de que está en su punto.

 

Elaboración tradicional:

En primer lugar trocear el limón (sin pelar) y retirar las hebras blancas y los huesos que pueda tener en su interior.

Con una batidora, triturar el limón junto con el azúcar, reservar en un bol.

En un bol aparte, batir los huevos hasta doblar su volumen.

Incorporar el limón y el azúcar que habíamos reservado a los huevos batidos.

Echar el aceite y el yogur, batir todo.

Para acabar agregaremos la harina tamizada, la levadura y la sal. Mezclar con movimientos envolventes hasta que quede una masa homogénea.

Por último, vertemos la mezcla en el molde que habíamos engrasado anteriormente y lo introducimos en el horno sobre 30 minutos. El tiempo variará según el tamaño del molde. Pincharemos con una brocheta o pincho, si sale limpio, es señal de que está en su punto.
Una vez fuera del horno podéis echarle azúcar glass.

¡Disfrutadlo!

Fuente de la receta: Bocados de cielo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *