Naranjas confitadas

Las naranjas confitadas las podemos utilizar en distintas recetas, entre otras muchas para el Roscón de Reyes, también como acompañamiento de algunos platos tanto dulces como salados.

A la hora de partir las rodajas de naranja debéis utilizar un cuchillo bastante afilado, procurando cortar las rodajas muy finas, pero también debéis tener en cuenta que las vamos a hervir durante un tiempo, por lo que no se nos tienen que romper.

Ingredientes:

  • 1 naranja grande o 2 medianas (de mesa)
  • 200 grs. de agua
  • 400 grs. de azúcar

 

Elaboración:

Primero lavaremos muy bien bajo el grifo las naranjas. Si fuera necesario utilizar un cepillo, ya que a veces la piel contiene ceras. Seguidamente haremos las rodajas.

Poner el agua en una olla junto con el azúcar, llevarla al fuego y dejar a fuego lento removiendo hasta que el azúcar este disuelto por completo.

A continuación echar las rodajas de naranja de una en una, dejar a fuego lento alrededor de 1 hora. No moverlas para evitar que se rompan, podéis mover un poquito la olla de vez en cuando.

Ponerlas a escurrir sobre una rejilla hasta que estén frías.

Conservar en un recipiente en el frigorífico, también se pueden congelar.

El almíbar que ha quedado en la olla se puede aprovechar para calar bizcochos. Una vez frío conservar en la nevera, en un tarro de cristal, aguantará durante mucho tiempo.

 

Nota: si os desagrada el sabor amargo de la corteza de la naranja, podéis darle un hervor de unos minutos al principio, solo con agua, y desechar esa agua después. Y continuar con la receta tal cual.

2 thoughts on “Naranjas confitadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *