Rico no, ricote

Buñuelos de calabaza

Los buñuelos de calabaza son típicos en la festividad de San José. Existen multitud de recetas y cada cual los hace de una manera.

Esta receta es una de esas tradicionales que mi madre me enseñó a hacer. Recuerdo con especial cariño, cuando de pequeña, todos los años hacía buñuelos y me encantaban. Quedan esponjosos y muy mullidos, como nos gustan en casa, y si cogéis uno estararéis perdidos… no podréis parar.

¡Vamos a ello!

Ingredientes:

(Con estas cantidades salen unos 80 buñuelos)

  .  .  .  .  .  .  .  .  .

(Con estas cantidades salen unos 40 buñuelos)

Elaboración:

Comenzaremos hirviendo la calabaza, pelada y troceada hasta que quede blandita.

Dejamos templar.

Añadimos el azúcar, la ralladura de limón y batimos con el agua de la cocción. (Si véis que hay demasiada agua, podéis retirar un poco).

Ponemos la harina en un bol (bastante amplio) hacemos un hueco en el centro (en forma de volcán).

Desmenuzamos con las manos la levadura, en el hueco que hemos dejado en el centro.

Seguidamente echamos la mitad de lo que habíamos batido (debe estar templado) y deshacemos la levadura con las manos. Cuando esté disuelta, terminamos de incorporar el resto de lo batido y mezclamos.

Añadimos poco a poco la leche (también debe estar templada) mientras seguimos removiendo con la mano. Quizás no haga falta echar toda la leche, (esto va un poco a ojo).

Agregar los huevos y seguir mezclando.

Si la masa queda espesa, se puede añadir más leche, si por el contrario está demasiado líquida agregaremos más harina. Debe quedar una masa densa y consistente (no demasiado líquida).

Terminar de mezclar con una batidora de mano y dejar tapado en un lugar cálido durante 15 minutos.

Mientras tanto, poner todo el aceite a calentar en una sartén honda. Cuando el aceite haya cogido temperatura, meteremos la buñolera dentro del aceite para que se caliente; de esta manera, cuando comencemos a freír, el buñuelo se desprenderá por sí solo de la buñolera.

A continuación, sacamos la buñolera del aceite escurriendo bien y rellenamos con la masa, (podemos ayudarnos de una jarrita), sumergir en el aceite y esperar hasta que el buñuelo se desprenda.

Freímos por ambos lados hasta que estén doraditos.

Cuando los saquemos de la sartén, los dejaremos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Anotaciones:

Por último, ¡pasarlos por azúcar y a disfrutar!

Aquí os dejo la video-receta, para que todavía sea más fácil.